sábado, 15 de enero de 2011

... feelings ...

Salió al balcón para observar como la tarde se iba cubriendo de colores anaranjados y rojizos. Ese prototipo de paisaje era el que le gustaba contemplar. Mirar hacia el horizonte, respirar lenta y pausadamente el aire que, cada vez más se iba contaminado por culpa de los vehículos que circulaban por esa ancha calle, hacían de ella una persona más feliz.

Necesitaba un momento de intimidad, si se le podía llamar así. Desde hacía tiempo un nuevo sentimiento embargaba su delicado y fino cuerpo. Intimidación, se hacía llamar. Lo que una vez fue una diminuta semilla, ahora era un enorme y hermoso cerezo incrustado en su corazón, la ignorancia fue su alimento y la fuerza su energía.

Sonrió sin gana alguna al recordar los dos orígenes de esa simiente, ambas, originadas por una disputa:

La primera se derivó durante un período de reconciliación. Era el principio de una nueva vida y se juntaba con un chico que no conocía del
todo bien. Durante esos días, Ana, la chica con la que estaba arreglándose, le pidió distancia, ella lo aceptó. Pero al ver a Ana sumergida en la soledad no pudo cumplir con su promesa y le presentó a Carlos.

Puso de su parte para solucionar todo lo más rápido posible, pero parecía que de nada servía. Eso sí, durante esa temporada, pudo observar como Ana y Carlos se iban haciendo cada vez más cercanos. Desde hacía tiempo, pensaba que lo que Ana intentaba hacer, era arrebatarle todo lo que le rodeaba y desde luego, parecía que realmente esos pensamientos, eran ciertos.

La segunda se produjo cuando por más que intentara buscar alguna solución a ese y otro problema, no llegaba a nada. Diálogo fue su compañero de viaje durante un tiempo, pero luego se cambió por mudez. Fue mucho el tiempo que estuvo luchando al lado de diálogo pero un día se dio cuenta que al único que escuchaban era al rey. Tan orgulloso él por serlo y cómo gastaba el poder a su antojo, sin duda, todo el mundo le seguía como las ovejas a su pastor.

Dos orígenes, cada uno distinto. Un resultado, la derrota. Pese a todo lo que había intentado, su fiel compañero en este viaje fue el fracaso.

Desde pequeña se le había enseñado a ser feliz, a sonreír a la vida y luchar por lo que se creía justo, pero, ¿quién dijo que era fácil e indoloro? Nadie, nadie lo puede decir porque al hacerlo estaría mintiendo.

Miró una vez más al cielo pero éste ya estaba negro.
-----
No hagáis caso al texto (si alguien lo hace), está mal escrito y estructurado. Tiene algunas frases que son buenas pero tan solo lo escribía para plasmar lo que siento y desahogarme un poco aunque no haya funcionado.

1 comentario:

Mitsuki dijo...

madre mía.. xD pedazo de entrada!
Si escribes cosas de este estilo, a la gente que lo lee le entra intriga por saber de donde sacas esos fragmentos.
Voy a intentar dar mi opinión sin acabar de entender del todo el texto.
A ver, creo que pintas la palabra "derrota" como negativa. Explicas que llegas a la derrota tras un camino doloroso. Que duele, es triste.
Yo pienso que eso forma parte de nosotros, las personas. Me atrevo a decir que a veces perder es necesario. Mi 'derrota' más significativa.. yo cuando pienso en ella, me alegro de haberla vivido. Si no hubiera perdido no habría aprendido muchas cosas.
(aunque claro, igual estoy diciendo cosas que no te sirven para nada XDD)
Hay que sacarle un lado positivo a todo.

No se quien me dijo que para ser un buen ganador había que vivir varias derrotas *no recuerda bien como era la frase*.

y eso.. fighting!! =D